domingo, 28 de abril de 2013

Pastelito de acelgas dos texturas con queso de cabra gratinado

¡Un plato ideal para quién no le gusten las acelgas...!
¿Qué..? ¿No os lo creéis?
¡Haced la prueba y me contáis...!


Material:
4 personas

- 1 Puerro
- 1/2 Calabaza
- 1 Cebolleta
- Acelgas frescas con las pencas (unos 400 gr.)
- 4 Patatas
- 3 Dientes de ajo
- Queso de cabra (1 rulo)
- Salsa de soja
- Hierbas provenzales
- Aceite de oliva, sal y pimienta
- Mantequilla
- Para el rebozado: harina, huevo, pan rallado

Manos a la obra:

Primero prepararemos la salsa para acompañar: en una cazuela con un poco de aceite pocharemos el puerro, la calabaza y la cebolleta, todo picado previamente. Una vez pochadito, añadimos agua hasta cubrir las verduras, echamos un chorrito de salsa de soja, una pizca de sal y una cucharadilla de hierbas provenzales. Tapamos y dejamos cocinar a fuego medio unos 20-25 minutos. Una vez pasado este tiempo, comprobamos que la calabaza esté tierna, si es así, trituramos todo bien con la batidora, rectificamos de sal, soja...al gusto y reservamos. Suelo comentar, que la mejor manera para conseguir la textura deseada de una salsa, es retirando parte del caldo de la cocción, triturar y si nos queda espesa ir añadiendo más líquido hasta encontrar el punto deseado.
Bien, ya tenemos nuestra salsita!!!

En otra cazuela con un chorrito de aceite doramos los ajos picaditos, añadimos las hojas de las acelgas también picaditas (no tiréis las pencas porque las aprovecharemos), las salteamos, veremos que en poco tiempo habrán reducido a la mitad, echamos una pizca de sal, removemos y las reservamos en un plato.
En esta misma cazuela, añadimos las patatas peladas y troceadas, añadimos agua hasta cubrirlas, también añadiremos un poco de sal.
Cuando el agua está hirviendo, añadiremos las pencas de las acelgas cortadas en bastoncitos, esperamos a que se ablanden un poco y las retiramos a un papel absorbente. Reservamos. Dejamos cocinar la patata hasta que esté cocida.
Una vez tengamos la patata lista, la pasamos a un bol. Le añadimos una cucharada de mantequilla, chafamos la patata con un tenedor a la vez que mezclamos bien con la mantequilla, para conseguir un buen puré. Añadimos un poco de pimienta molida y rectificamos de sal, si os apetece que el puré sea más ligero, sólo tenéis que añadir caldo de la misma cocción de la patata. Una vez llegado a este punto, mezclamos el salteado de acelgas con el puré, reservamos.

Nota: ahora sólo nos queda el crujiente, pero hasta aquí, son pasos que podéis dejar preparados de un día para otro sin problemas.

Las pencas una vez bien escurridas en el papel, las salpimentamos y rebozamos. Primero las pasamos por harina, luego huevo batido y pan rallado. Las freímos con abundante aceite en una sartén y cuando estén doraditas las retiramos a un papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Solamente queda añadir el queso, pero os lo explico en la presentación, ya que es el paso final.

Presentación:

Vamos a montar los pastelitos: en una bandeja de horno disponemos unos moldes (aptos para horno), cuadrados, rectangulares, redondos...como más os gusten. Rellenamos los moldes con el puré de acelgas, colocamos unas rodajitas de queso por encima y lo gratinamos en el horno, hasta que el queso se haya fundido y tostado un poco. Sacamos y con la ayuda de una espátula pasamos los moldes a los platos.
Retiramos los moldes y con una cuchara ponemos un poco de salsa de calabaza a un lado, con gracia, cómo los grandes chefs...!!!! Espolvoreamos un poco de hierbas provenzales, para "ensuciar" el plato y LISTO !!!!

¿ Qué os parece este reto para vuestros seres queridos "anti-acelgas"...?

¡ Buen provecho !

4 comentarios:

  1. Niña que pinta tienen....felicidades...besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!
      Ahora a cocinarlas...!!!! jeeeee
      Muacs!!!

      Eliminar
  2. Doncs jo sóc una d'aquelles que no poden veure les bledes ni en pintura però, sabent com ets, segur que les has camuflat i no tenen gust a bleda. Farem un intent!!. Smuacks

    ResponderEliminar